El rey que nunca rompió un huevo

Hace muchos muchos años existió un rey al que nunca habían dejado romper un huevo. De pequeño lo trataron con excesiva delicadeza. Le decían — no príncipe, no os levantéis ya os servimos nosotros…

Un día el principe bajó a la cocina y vió un huevo. Nunca había visto ninguno entero y cuando fué a coger uno con sus manos, la cocinera lo apartó delicadamente y le dijo — mi príncipe, estas cosas no son para la realeza.

Así que el príncipe fué creciendo hasta que se convirtió en rey y como nunca había roto un huevo, cómo rey, rompió el reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.