Archivo por meses: junio 2015

Liderar mi vida

Algo está ocurriendo a mi alrededor…

Cuando elijo liderar mi vida, elijo 100% de responsabilidad. Ya no vale quejarse de los demás, sólo valen las soluciones. Liderar implica elegir, posicionarte y mojarte cuando a lo mejor esperarías estar protegido y calentito en una burbuja… Ya no vale que me quede en el despacho, detrás de mi mesa de wengué, sentado en una butaca de cuero. Ya no vale que me esconda, porqué tengo miedo a elegir, a dar la cara y a mirar a los ojos para avanzar en eso que está en mi y se manifiesta en forma de propósito.

No se trata de dominar, ni salvar, ni tan solo ayudar… Se trata de creer en uno mismo para poder creer en los demás. En mi comunidad, la gente está pidiendo a gritos más oportunidades, para crecer, para dejar de tener miedo a equivocarse, para poder ser más libres. Creer en el potencial de los demás, es dejar de estar solo para pasar a vivir rodeado de luz. Es como si pudieras ver salir el sol a cada momento.

Subir el listón… Te has comprometido alguna vez con algo? Si así es felicidades, entonces sabrás que para que la magia aparezca es necesario unos polvos mágicos que se llaman comprometerse. COM – PRO – ME – TER – SE.

Las personas comprometidas, hacen subir el listón. Y también hacen sentir incómodas a las personas que no lo están, porqué cuando ves a alguien comprometido y tu no lo estás, te muestra cuanto de lejos estás de liderar tu vida. Y eso al orgullo le duele. Así que cárgate de humildad porqué siempre se puede estar un poco más comprometido del supuesto máximo.

No se puede vivir la vida como si todo fuera eterno, porqué todo está en movimiento. Cuando elijo liderar mi vida, me muevo, avanzo, pongo creatividad en mi vida. Cuando no elijo liderarla, me quedo quieto creyendo que ya he llegado al final, me vuelvo reactivo y entonces qué ocurre? Que la vida arrolla. No, no pienses que la vida te animará que continúes, dándote una palmadita en la espalda. La vida es como un quitanieves, y yo he elegido conducirlo.

Ya he oído a varias personas en mi vida (sin conexión entre ellas), decir que el autoengaño es la mayor de las miserias que uno puede cargar. El autoengaño es peor que la ignorancia, porqué precisamente no te permite salir de ella. Y es el enemigo numero 1 del liderazgo personal, porqué precisamente puede hacerte pensar que estás bien, que llevas razón, y que los demás están equivocados. Como se cura? Aprendiendo a escuchar.

Así que esto es lo que se está cociendo en mi interior. Cuando yo cambio, el mundo cambia conmigo.

Cuanto más vas a esperar?